Sala de Prensa

Volver

Aduanas ha decomiso 1.264.619 juguetes durante el 2017

Viernes 4 de agosto de 2017

Además, en el contexto del Día del Niño, en julio el Servicio fiscalizó a empresas importadoras.

Imagen foto_00000001VALPARAÍSO.- Cumplimiendo con su rol de control de las importaciones y protección de la salud pública, el Servicio Nacional de Aduanas logró decomisar 1.264.619 juguetes de diversos tipos entre enero y julio del 2017.

Esta efectiva labor se desarrolla como parte del trabajo de protección de las fronteras y de los ciudadanos que realizan los funcionarios aduaneros ante el eventual ingreso de mercancías prohibidas que pueden afectar la salud de las personas, el medio ambiente o perjudicar al comercio legal, como es el caso de los juguetes falsificados, de contrabando y que no cumplen con estándares de calidad, dañando la salud de las niñas o niños que los utilizan.

En este contexto, la Subdirección de Fiscalización del Servicio Nacional de Aduanas ejecuta planes de tratamiento de riesgos en cada Aduana en el ámbito de Tráfico Ilícito de Mercancías y una de las aristas desde la que Aduanas controla los juguetes es el Plan Integrado de Fiscalización (PIF) de Propiedad Intelectual, que permite detectar el ingreso a Chile de productos falsificaciones y que vulneran la ley de propiedad industrial e intelectual.

La Aduana de San Antonio es una de las que más decomiso ha logrado, con 418.250 unidades, seguida por Valparaíso con 360.732, Iquique con 227.145, Arica con 6.126, Punta Arenas con 2.160 y Talcahuano con 565, totalizando 1.014.978 unidades de muñecas, figuras de reconocidas licencias, peluches y rodados, entre otros tipos de juguetes.

Asimismo, la fiscalización de estos productos también está dentro del PIF de Salud Pública 2017, orientado a identificar y fiscalizar de manera eficiente las mercancías que presenten riesgos a la salud de las personas, y que están sujetas a certificaciones, autorizaciones, registros o prohibiciones por parte organismos públicos, tales como Instituto de Salud Pública (ISP), Ministerio de Salud (MINSAL), entre otros. En este caso se han hallado 249.641 unidades.

El Director Nacional de Aduanas, Claudio Sepúlveda Valenzuela, destacó que la fiscalización de juguetes "es un claro ejemplo de cómo los funcionarios de Aduanas ejercen con responsabilidad su rol de protección de las personas y la salud pública, porque acá el objetivo no es sólo resguardar la economía o el comercio justo, sino que también lograr detectar juguetes de todo tipo que están hechos con bajos estándares de calidad y son peligrosos para los niños, además, en cuanto pueden desprender piezas peligrosas o estar fabricados con componentes tóxicos o dañinos".

Para el logro de este objetivo se han fortalecido las capacidades analíticas de las Unidades de Analisis de Riesgo (UAR) de Aduanas y el intercambio de información con otros Servicios Públicos y organismos nacionales e internacionales, como el Ministerio de Salud y Seremis, el Ministerio de Medio Ambiente, Instituto de Salud Pública (ISP), Servicio de Impuestos Internos (SII), Aduanas extranjeras y la INAPI, entre otros.

Fiscalización a posteriori

Como ejemplo de la preocupación de Aduanas por controlar el ingreso de este tipo de mercancías, con ocasión de la celebración del Día del Niño durante julio el Departamento de Fiscalización a Posteriori en conjunto con las Aduanas de la zona central realizaron un operativo de fiscalización en terreno en Santiago a siete empresas importadoras, enmarcado en el Plan Integrado de Fiscalización (PIF) para los Regímenes Suspensivos que pesquisa posibles contrabandos a partir de acabados análisis de riesgos.

El operativo tuvo como propósito verificar el cumplimiento aduanero tributario de un total 45 operaciones de comercio exterior de riesgo mediante las cuales se ingresaron al país juguetes, artículos electrónicos y deportivos de fácil comercialización por montos declarados por más de US$ 2.6 millones.
Como resultado del operativo se detectó la venta, disposición y consumo de 1.427 juguetes y productos similares sin haber pagado previamente los respectivos derechos, impuestos y otros gravámenes que las pudieran afectar, configurándose la presunción del delito de contrabando por lo que se formularon 4 denuncias penales, además de cursar a los menos 30 infracciones reglamentarias por diversos incumplimientos a la normativa para este tipo de operaciones aduaneras. El resto de las operaciones demostró un cumplimiento de la normativa aduanera vigente.