Sala de Prensa

Volver

Director Nacional expone ante despachadores sobre rol de las Aduanas del siglo XXI

Las diferentes funciones de las aduanas a lo largo del tiempo, sus desafíos producto del complejo escenario actual y su rol estratégico para las economías abiertas fueron algunos de los temas destacados ayer por el Director Nacional de Aduanas. Karl Dietert, en su presentación ante los despachantes de aduana de Latinoamérica reunidos en la 40 Asamblea de la Asociación de Agentes Profesionales de Aduana de las Américas (ASAPRA).

FOTO_09
W:245
H:184
11 kb

FOTO_07
W:245
H:184
14 kb

Durante su exposición, Dietert enfatizó que las aduanas han visto renovada su importancia estratégica, tanto en materia de recaudación tributaria como en las fronteras, donde cumplen un papel fundamental trabajando en pos de la seguridad y la protección social.

"En la medida que nuestros países se abren al comercio internacional, se hace imprescindible contar con aduanas modernas y transparentes. Hoy en día, los países que pretenden atraer inversiones deben contar con instituciones sólidas, que den certeza jurídica y que cuenten con funcionarios públicos probos y competentes", indicó.

El Director de Aduanas explicó que la Aduana del siglo XXI debe cumplir muchas funciones: acertamiento tributario, fiscalización, registro de las operaciones, fomento, facilitación y aseguramiento en la cadena logística, al tiempo que resaltó que actualmente, en nuestro país "existe una coyuntura especialmente positiva, un claro consenso político y técnico, a nivel de Gobierno, empresarios y funcionarios, sobre la importancia del trabajo de la Aduana, y por ello, de la necesidad, de iniciar una nueva etapa en el proceso de modernización del Servicio".

Para ello, agregó, en junio de 2009 se dio inicio a una mesa de trabajo entre la Dirección Nacional de Aduanas, el Ministerio de Hacienda  y la Asociación de Funcionarios, con el fin de sentar las bases para esta nueva etapa de modernización.

"Esta nueva etapa conlleva necesariamente un cambio de paradigma en el modelo de gestión, lo que significa pasar de una comprensión estática de la institución, a un modelo dinámico, basado en un enfoque de procesos, que permita la optimización de los mismos a través de la mejora continua, de la gestión por competencias y del conocimiento", concluyó.