Sala de Prensa

Volver

Aduana incauta libros chinos y cigarrillos en Talcahuano

Jueves 22 de febrero de 2018

Ambos decomisos fueron tipificados como presuntos delitos de contrabando acorde al artículo 168 de la Ordenanza de Aduanas.

TImagen foto_00000002ALCAHUANO.- 80 cajetillas de cigarrillos y 73 libros en idioma chino fue el resultado de dos decomisos desarrollados por el Servicio Nacional de Aduanas en el paso fronterizo Pino Hachado, en la Región de la Araucanía, y el puerto de San Vicente, en Talcahuano.

El primero, realizado por los funcionarios de la Dirección Regional de Talcahuano en su rol de protección a la ciudadanía ante diversas amenazas contra la salud, se ejecutó cuando, en base al trabajo de análisis y perfiles de riesgos, los fiscalizadores descubrieron 80 cajetillas de cigarrillos de dos reconocidas marcas a nivel nacional.

Al efectuar una revisión a los pasajeros, se percataron que muchos de ellos portaban dos cartones de cigarros. Ante esto, los fiscalizadores comenzaron a recolectar la mercancía que sumaron un total de 80 cajetillas de 20 cigarrillos cada uno, con un avalúo de US$283. Según lo consignado por los propios viajeros, los paquetes les habían sido entregadas por el chofer del bus.

El Director Regional de Talcahuano (s), Luis Barrientos, explicó que ambas incautaciones se pudieron efectuar gracias al análisis de perfiles de riesgos realizado por los funcionarios de la Aduana de Talcahuano, quienes están en constante capacitación para para detectar todo tipo de ilícitos.

Imagen foto_00000006"Esto se traduce en que hemos incrementado la fiscalización en todos nuestros puntos de control para salvaguardar las fronteras del tráfico y comercio ilegal de mercancías que quieran ser ingresadas al país. Los métodos de ocultamiento o las técnicas que utilizan para poder entrar distintos tipos de productos son muy diversos y en ese sentido, el trabajo de nuestros fiscalizadores es fundamental", agregó la autoridad.

Por otro lado, en el puerto de San Vicente, en la región del Biobío, producto de un aforo físico, se logró la detección de 73 libros en idioma chino que fueron detectados por la Unidad de Análisis de Riesgos de esa dirección regional y que fueron descubiertos ocultos entre una importación de material de construcción.

La mercancía, que venía oculta en una maleta al interior de un contenedor, fue avaluada en US$1.180.

Ambos decomisos fueron tipificados como presunto delito de contrabando al infringir el artículo 168 de la Ordenanza de Aduanas.