Sala de Prensa

Volver

“Las Aduanas tienen oportunidades de detectar materiales controlados”

Martes 26 de abril de 2016

Gregory Bates, experto en control de exportaciones y seguridad fronteriza del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Imagen foto_00000001Valparaíso.- Por segundo año consecutivo el Servicio Nacional de Aduanas organizó un entrenamiento para detectar armas de destrucción y mercancías de uso dual en conjunto con el Departamento de Estado de Estados Unidos, capacitación de tres días de duración donde no sólo participaron funcionarios del Servicio sino que también de la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN), de la Comisión Chilena de Energía Nuclear (CChEN), Carabineros, Policía de Investigaciones, de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) y de la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar).

Dentro de los expertos que expusieron en detalle los objetivos e implicancias de este tipo de controles y casos prácticos, estuvieron Gregory Bates, Asesor Regional del Export Control and Related Border Security Program (EXBS) del Departamento de Estado, y LaReina Parker, del International Nonproliferation Export Control Program (INECP) de la Administración Nacional de Seguridad Nuclear del Departamento de Energía de EE.UU., quienes llegaron a Chile acompañados de profesionales del Argonne National Laboratory norteamericano y del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas para la Defensa (CITEDEF) del Ministerio de Defensa de Argentina

Los funcionarios estadounidenses explicaron por qué para ambos programas es tan importante concentrar los esfuerzos de capacitación en las Aduanas y cómo nuestra institución se ha convertido en un importante socio estratégico para trabajar colaborativamente en el ámbito de la seguridad fronteriza, adelantando los desafíos que se vienen en el mediano plazo.

¿Cuál es la relevancia de realizar estos cursos en las Aduanas?
G. Bates (GB): "En general, desde el punto de vista de nuestros programas, las Aduanas tienen muchas más oportunidades de detectar materiales o equipamientos controlados, porque en los últimos años han cambiado sus responsabilidades. Ahora son agencias de aplicación de la ley en todos los puntos de entrada marítimo, terrestre y aéreo en los países. ¿Qué otra organización va a tener ese tipo de oportunidades? Ninguna".

¿Cuál el aporte de la Aduana de Chile Para enfrentar estas amenazas?
L. Parker (LP): "Los roles de las autoridades han cambiado, se han expandido en el tiempo, y se ha reconocido que una función clave es la fiscalización y control de exportaciones. Las autoridades de Aduanas tienen responsabilidades para aplicar y fiscalizar diferentes leyes, relacionadas a los narcóticos, la propiedad industrial o intelectual, armas o bienes militares. Ahora estamos colaborando con el Gobierno chileno para el control de mercancías estratégicas. Aduanas tienen un rol significativo que desarrollar y ayudarnos a asegurar que estos bienes se comercialicen de una manera más responsable".

¿Qué tan real son este tipo de amenazas en nuestro país y en Latinoamérica?
GB: "Eso es interesante, porque en muchos países dicen que no tienen armas de destrucción masiva, que no tienen amenazas o que no son productores de ese tipo de mercancías, pero ese no es el punto, porque Chile podría ser un país de tránsito para un usuario final ilícito. Basta sólo con estudiar un poco a los países que han obtenido la capacidad de crear armas nucleares, como Corea del Norte. ¿Cómo, bajo algunas sanciones internacionales, igual obtuvieron la capacidad de crear un programa nuclear militar? O los contrabandistas de drogas: si es difícil transferir las drogas o precursores por un país se van a otro país".

Al respecto, LaReina Parker explica que "Chile tiene una economía y tecnologías avanzadas, que están creciendo como apoyo, por ejemplo, a las actividades mineras o la agricultura, y sin olvidar las armas convencionales que se desarrollan para la defensa. Por lo tanto, si bien la mayoría de los elementos son para aplicación comercial legítima, también pueden tener una aplicación militar. Entonces hacemos esta actividad de control porque el riesgo está en que podrían ser utilizados para actos nefastos o actividades ilegales para las que el gobierno no ha dado su aprobación".

¿Y esto ha pasado en Latinoamérica?
GP: "Hemos identificado algunos intentos de transferencia de componentes controlados. Entonces la idea es que los países que son socios, como Chile que es un buen socio, tengan las capacidades de detectar e identificar transferencias ilícitas".

¿Dónde están los mayores puntos críticos: puertos, aeropuertos o pasos terrestres?
GP: "Todos. Una amenaza grande es la transferencia ilícita: cómo este material va a llegar a Chile para su transbordo. Por ejemplo, un buque que llega de otro país para desembarcar y recargar a un buque hacia otros destinos, es un proceso que da oportunidades de cambiar su destino y uso final. Algo bueno en los puertos marítimos es que Aduanas tiene tiempo para estudiar las cargas y sus destinos, pero en los aeropuertos y puntos terrestres es diferente, tienen menos tiempo".

¿Cómo evalúan la preparación de los funcionarios de Aduanas de Chile para enfrentar este tipo de amenazas?
LR: Tenemos un trabajo conjunto y de colaboración con la Aduana chilena. Esta semana estamos en esta capacitación sobre detección para familiarizar a los funcionarios de las diversas instituciones y policías en la identificación de bienes estratégicos. Sabemos que las mercancías que están siendo controladas son elementos muy técnicos y por lo tanto el Departamento de Energía de EE.UU. ha preparado este programa de capacitación específicamente para beneficiar a las Aduanas de la región y todo el mundo. Y en particular estamos trabajando para establecer un programa de capacitación de detección de mercancías por su propia cuenta. Por lo tanto a largo plazo esperamos que después nuestra colaboración se convierta en una sociedad, en términos de que la Aduana chilena pueda continuar ofreciendo estos cursos sin la participación de los expertos de EE.UU.
Existe un proceso de varios pasos para poder transferir completamente la capacidad de capacitación. Una de las siguientes actividades en la que nos estamos enfocando es entrenar a los instructores para la identificación de mercancías y armas de destrucción masiva, que es un taller muy crítico para establecer un programa nacional de largo plazo".

GP: "En nuestros programas tenemos puntos de contacto con los países para conversar, es un plan colaborativo, porque no es bueno tener sólo una buena idea, sino que debe ser desarrollada en conjunto con las Aduanas, las policías y el gobierno. Sin esa colaboración no es útil, porque es necesario saber las necesidades de las respectivas autoridades".